SEVILLA CON NIÑOS

El sur de España es un destino muy apetecible para las familias por su temperatura y clima, por esta razón, Padrestodoterreno viaja a Sevilla, una ciudad maravillosa en la que podemos disfrutar de su belleza, cultura y gastronomía. Llegamos a esta maravillosa ciudad con la idea de  pasear lo más posible para contagiarnos de su esencia, así que nos alojamos en un hotel en el barrio de Triana. En esta ocasión el viaje se realizó con un bebé por lo que nos decantamos por visitar monumentos y zonas verdes. Paseamos por la rivera del Guadalquivir para admirar el atardecer desde el puente de Triana. Este es el momento del día donde se puede admitir que “Sevilla tiene un color especial”. Las tranquilas calles nos hicieron relajarnos y disfrutar de su bullicio.

 

Al día siguiente visitamos la Catedral , la Giralda y los Reales Alcázares. Es mejor coger las entradas con antelación para evitar colas. En la Catedral pudimos observar las maravillosas vidrieras y el rosetón además de adentrarnos en la historia en el sepulcro de Cristóbal Colón y buscar el cocodrilo que representa la ofrenda del sultán de Egipto a Alfonso X el Sabio para pedir la mano de su hija.

 

 

La subida a la torre de la Giralda se hace sin silla pero es llevadera y merece la pena las fantásticas vistas de la ciudad.

Los Reales Alcázares son fantásticos para los niños, tienen muchas zonas verdes para disfrutar rodeados de jardines, fuentes y árboles frutales. Una de las cosas que más llama la atención a los pequeños son los pavos reales.

Después de un merecido descanso aprovechamos el siguiente día para conocer Itálica. Un conjunto arqueológico de la primera ciudad romana en Hispania, donde nación el emperador Adriano y Trajano. Su anfiteatro fue lugar de rodaje de la serie de Juego de Tronos .

También se pueden ver las termas, las murallas, restos de las villas y asentamientos con mosaicos muy bien conservados. Fuera del conjunto está el teatro. Nos encanto y y con una niña pequeña se hace genial .

Después de comer visitamos  “Las Setas” , es un mirador en el centro de Sevilla. Hay que subir en ascensor y es un poco incómodo de realizar con la sillita pero al conseguir llegar quedamos enamorados de las vistas de toda la ciudad desde todos sus puntos.

Parada indispensable en Sevilla es la Torre del Oro. Una torre militar llamada así porque antiguamente estaba recubierta con azulejos de reflejos dorados. Fue construida en el S. XIII , y es curioso como servía de defensa de puerto. Se echaba una cadena que cruzaba el río hasta la otra orilla donde había otra torre. En la Edad Media fue lugar de prisión y de almacén para guardar los metales preciosos  traídos de las Indias.

La plaza de España ( impresiona por el tamaño, el colorido y la forma). En toda la plaza hay bancos que representan las capitales de las provincias españolas. Está dentro del parque María Luisa que también cuenta con numerosas fuentes y naturaleza.

 

Para despedirnos de esta maravillosa ciudad hicimos un crucero por el Guadalquivir, ideal para acercarse a muchas de las arquitecturas y zonas de interés de Sevilla y algo que a los niños siempre les entusiasma.

 

Por | 2019-03-29T15:44:22+00:00 marzo 22nd, 2019|OCIO|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario