RUTA DE LA COMARCA DEL DEZA CON NIÑOS

La llegada del buen tiempo es una buena noticia para las familias que les gusta disfrutar de la naturaleza. Padrestodoterreno se desplaza hasta la comarca del Deza en Galicia para hacer una maravillosa ruta llena de historia, cultura, bosque y agua. Llegamos al monasterio “do Carboeiro”, una joya del siglo X donde se puede imaginar cómo vivían los monjes en el medievo. Los condes de Deza fundaron este lugar en el 936 pero su mayor esplendor se vivió entre los siglos XI y XIII. Nos llamó mucho la atención las portadas de la iglesia, ya que nos recordaron mucho a la catedral de Santiago, y es que por lo visto, fueron hechas por un discípulo del maestro Mateo.

 

De estilo románico y principios del gótico podemos observar la majestuosidad dentro de la planta de cruz latina. Se pueden admirar incluso en una de las capillas alguna pintura aunque se conservan bastante mal. Lo que más les gusta a los niños es subir por las escaleras de caracol a las dos torres donde vemos un paisaje espectacular.

Aunque sólo se hacen obras de conservación el lugar merece la pena, la entrada 1.5 € general y 1 € si eres familia numerosa está íntegramente destinada a mantenerlo vivo.

En el exterior se intuyen lo que eran las cocinas y los hornos y si os fijáis bien podéis observar al lagarto más grande de la península ibérica, el ocelado. Es muy divertido  ver los colores de estos curiosos habitantes además de su gran tamaño.

Al salir del monasterio comenzamos “la ruta do Deza” rumbo “ a fervenza do  Toxa” . Es de dificultad media, de aproximadamente 4 o 5 kilómetros, pudiendo elegir entre dos caminos. Con niños se tarda aproximadamente unas dos horas (sólo ida) o un poco más porque es imposible no pararse a contemplar algunas de las joyas que se nos presenta por el camino.

Una de las sorpresas es el puente “do demo”, de origen medieval, con una historia increíble en la que cuenta que fue el mismo demonio el que construyó la iglesia y después envió un gran temporal para destruirla.

 

Después de una gran caminata, llegamos a la playa fluvial de “A Carixa” por donde  discurre el río Merce . Allí es parada indiscutible para los más pequeños, un poco de juego y un helado para continuar a contemplar unas de las maravillas de la naturaleza. Está muy bien cuidado, también es una buena opción llevar la comida y sentarse en unas de sus mesas mientras los niños juegan. Por el verano es imprescindible el bañador para refrescarse en el río.

 

Una vez repuestas las fuerzas  y con la ilusión de lo que nos esperaba, nos encontramos con  un espectáculo sin igual.  La catarata del río Toxa.

 

Se trata del salto de agua más grande de Galicia. Los días de calor los niños pueden darse un chapuzón, sin lugar a dudas un premio bien merecido que apetece también a los mayores, aunque ya solo sentarse y sentir como te salpica el agua al caer de una altura de más de 30 metros es maravilloso. Para terminar subimos al mirador donde se puede observar un paisaje espectacular y apreciar la gran altura de la cascada desde arriba.

 

 

Si la ruta se os hace muy  larga se puede visitar la cascada directamente. Hay unos aparcamientos donde  haces una pequeña caminata hasta ella. Un lugar mágico muy  recomendable si viajas a Galicia.

Recordar que para disfrutar de la naturaleza debemos conservarla. No cuesta nada guardar en la mochila los papeles y las botellas hasta que lleguemos a una papelera y enseñar a los niños a hacerlo. Mantener la naturaleza es trabajo de todos para poder sentirla y vivirla.

Por | 2019-05-07T14:05:36+00:00 mayo 7th, 2019|OCIO|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario