EL CHUPETE, ESE GRAN INVENTO

El uso de chupetes en los bebés es un tema muy controvertido. ¿Es perjudicial? ¿Es bueno en los primeros meses? ¿Cómo se lo quito llegado el momento? La mayoría de los profesionales sanitarios creen que los chupetes pueden llegar a ser beneficiosos e incluso necesarios. Cuando las mujeres quedan embarazadas por primera vez escuchan infinidad de consejos, la mayoría de las ocasiones basadas en la experiencia de los propios padres. Pero, ¿que opinan los profesionales?.

Hay que señalar que el uso del chupete data del año 1000 a.c. Los niños poseen una necesidad biológica de succionar (succión no nutritiva) que se inicia en el vientre materno. Se puede observar entre el segundo y el tercer mes de vida del niño una elevada utilización del chupete. Según estudios realizados por el First Candle/SIDS y el HRSA (Health Resources and Services Administration) se ha demostrado que el chupete es ofrecido en mayor medida a los niños varones, quienes se observó que lloran con mayor intensidad que las niñas. El mismo estudio demostró que la mayoría de los niños abandonan el chupete en forma natural entre los 2 y los 4 años.

La Asociación Española de Pediatría confirma que hay estudios demostrados científicamente que relacionan su uso, especialmente en el momento del sueño, con la disminución del riesgo de sufrir el síndrome de la muerte súbita del lactante. Esta Asociación afirma también que se ha demostrado su efecto analgésico y sus beneficios con el estímulo de la succión no nutritiva en recién nacidos.

Para los padres que están en duda, el Comité de la Asociación Española de Pediatría ha establecido unas recomendaciones que pueden ser muy útiles.
• En los recién nacidos se debe evitar el chupete en los primeros días. Una vez que la lactancia está establecida (habitualmente a partir del mes de vida) puede comenzar su uso.
• En los niños alimentados con biberón la recomendación del uso del chupete durante el sueño es especialmente importante para reducir el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
• Para evitar otros efectos adversos del uso del chupete se recomienda limitar su uso hasta los 12 meses de edad.

ESTUDIO “HENRY FORD HEATH SYSTEM”

¿Quién no ha visto a padres chupar el chupete de sus hijos para limpiarlo después de caer al suelo?. Seguro que a muchos  les resultará antihigiénico. Sin embargo en el 2013 se realizó un estudio en el Hospital Infantil Reina Silvia de Gotemburgo (Suecia) en el que se reveló que este hábito suele ser beneficioso para los bebés.

Los investigadores concluyeron que los bebés cuyos padres chuparon su chupete para limpiarlo tenían un nivel más bajo de anticuerpos que están relacionados con el desarrollo de alergias y asma. Este estudio fue verificado recientemente por el “Henry Ford Health System”, en Detroit (Estados Unidos) donde se resalta que las bacterias orales saludables que pueden ser transmitidas por los padres fortalecerá el desarrollo del sistema inmunológico de sus hijos.

 

Padrestodoterreno ha hablado con Bill Hesselmar, Dr The Queen Silvia Children´s Hospital, autor de la investigación y nos ha resaltado “que este método se pueda usar y recomendar en el futuro, pero primero debemos comprobar que no aumenta el riesgo de que el niño desarrolle caries”. Actualmente están inmersos en este nuevo estudio y esperan obtener resultados fiables dentro de unos años. Todo parece indicar que aquello que hacían nuestras abuelas, y que ahora mirábamos con recelo, no era tan descabellado.

Por | 2018-11-26T11:42:58+00:00 noviembre 26th, 2018|SALUD|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario