LA EPILEPSIA EN LA INFANCIA

La infancia es la época de nuestra vida en la que se manifiestan la mayoría de las enfermedades. Algunas de ellas causan un gran temor y preocupación en los padres, como por ejemplo la epilepsia. Según la Federación Española de Epilepsia, cerca de 700.000 personas conviven con esta enfermedad, manifestándose en uno de cada cuatro casos antes de los 12 años. Es muy importante comprender que se trata de una enfermedad neurológica muy frecuente y que un correcto diagnóstico logra controlar las crisis en el 75 % de los pacientes. Esta enfermedad se caracteriza por crisis provocadas por un desequilibrio en la actividad eléctrica de las neuronas. Son conocidas las convulsiones aunque existen muchos tipos dependiendo de la zona del cerebro donde se localice la descarga. El doctor Ignacio Málaga, presidente de la Sociedad Española de Neurológia Pediátrica, aclara que “los síntomas ante los que debemos alertarnos y acudir al médico son la aparición de movimientos bruscos, repetitivos o poco habituales, así como periodos breves, segundos generalmente de desconexión en los que el niño no responde a estímulos”

El Hospital de Nens de Barcelona nos explica que las convulsiones son sacudidas incontroladas y repetitivas que pueden ser generalizadas perdiendo el conocimiento,  o parciales sin pérdida de conciencia. Sin embargo pueden ocurrir otro tipo de crisis con rigidez generalizada, como un desmayo o lipotimia o ausencias que son la detención de la actividad durante unos segundos. Las crisis pueden venir detrás de otros síntomas como dolores de cabeza, molestias digestivas o cambios de conducta.

Es muy importante conocer que los niños que padecen esta enfermedad pueden realizar una vida normal, el doctor Ignacio Málaga, recalca que “el 75 por ciento de los pacientes con epilepsia pueden mantener bajo control la enfermedad si sigue las indicaciones médicas y una serie de recomendaciones que ayudan a evitar la aparición de la crisis, como por ejemplo establecer patrones de sueño regulares que garanticen el descanso del menor” y matiza “esto no significa que los niños con epilepsia no puedan acostarse tarde algún día, pero explicamos que idealmente deben tener un sueño regular e intentar que duerman las horas aconsejables para su edad

Además el Hospital de Nens aconseja que la TV debe verse a una distancia mayor de 2 metros y con luz ambiental y no es conveniente abusar de juegos de ordenador y videoconsolas, aunque no están prohibidos, deben limitarse en el tiempo.

Los padres deben conocer cómo actuar en cada situación , el doctor Málaga nos cuenta que en la consulta “ se explica que deben tener cuidado en las situaciones más peligrosas en caso de crisis cerebral, por ejemplo, en la bañera, el mar o las piscinas. Igualmente es preciso instruirles sobre la actitud en caso de convulsión, por ejemplo, jamás deben meter nada en la boca de su hijo si está sufriendo una convulsión.”

La Asociación Española de Pediatría ofrece a los padres una información más detallada y tranquilizadora a través de su web EnFamilia. De este modo el doctor Málaga es tranquilizador ya que “ los padres tienen que saber que hay motivos para el optimismo ya que en la mayoría de los casos, la epilepsia es una enfermedad controlable y en muchos casos curable”, Al llegar la adolescencia la enfermedad suele remitir .


Una enfermedad que aunque a priori escandaliza a los padres por sus síntomas, con un buen diagnóstico y tratamiento por parte del neuropediatra no debe impedir que los niños realicen una vida completamente normal y feliz.

Por | 2019-05-24T09:28:20+00:00 mayo 24th, 2019|SALUD|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario