¿QUÉ SE HA TRAGADO MI HIJO?

Cuando se tiene hijos, los miedos nos acechan ante la posibilidad de que algo malo le pueda pasar. Uno de las principales causas de muertes en niños son los accidentes domésticos. Entre ellos destaca principalmente el atragantamiento o asfixia por la ingestión de un cuerpo extraño. El 20% de los accidentes en la infancia es por esta causa, cada poco tiempo nos impresionan las noticias sobre la muerte de un niño causado por un globo, una uva….Los pediatras aconsejan no usar en los bebés ningún tipo de pulsera en la muñeca ni cadenas al cuello.

Y es que la prevención puede ser clave para mantener a nuestros hijos con vida. Por muy duro que parezca, no es nada exagerado. El último caso ocurrió hace unos días cuando un niño de 4 años murió por la ingesta de un globo mientras jugaba con sus hermanos. Es cierto que los niños son muy impredecibles y escurridizos por lo que no es difícil que con el objetivo de observar el mundo que están descubriendo se metan objetos en la boca. Ante este hecho y con cualquier edad ,  la Doctora Reyes Novoa, portavoz de lesiones infantiles del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda “debemos mantener la calma. Siempre tendremos que consultar con el pediatra que decidirá en función del objeto y los síntomas. La edad, en algún supuesto, puede variar la actitud terapéutica pero no cambia lo que deben hacer lo padres. Es más frecuente que los niños menores de 5 años ingieran un cuerpo extraño que los mayores”.

Nuestro hijo se ha tragado un cuerpo extraño, no sabemos qué pero tiene síntomas. La doctora Reyes Novoa nos explica que “ si el objeto pasa a la vía digestiva y no a la respiratoria los síntomas dependen de donde quede alojado. Cuando se localizan en el esófago suelen presentar dolor, también pueden tener síntomas respiratorias (dificultad para respirar, ruidos) y rechazo de la ingesta. En el caso del estómago pueden presentar también rechazo de la ingesta y/o vómitos. Una vez en el estómago (atraviesa el píloro) lo más probable es que no presente ningún síntoma. Es importante diferenciar entre una ingesta de un cuerpo extraño y un atragantamiento, en el segundo caso el objeto pasa por la vía respiratoria  y produce tos, dificultad para respirar … es una situación grave que puede requerir una atención de emergencia”.
La Sociedad Española de Urgencias  Pediátricas nos da unos consejos para actuar dependiendo del caso en el atragantamiento.

Dependiendo del objeto que se trague el niño, debemos preocuparnos más o menos. “algunos objetos son más peligrosos que otros: las pilas (especialmente las de botón) , los objetos punzantes, los imanes  y algunas piezas de juguetes . Estos requieren una consulta urgente con el pediatra ya que pueden tener consecuencias mucho más graves que otros. Los objetos redondos no tienen más consecuencias por su forma, dependiendo en ese caso la gravedad del tamaño de los mismos”

Una vez que el niño se encuentra en el hospital se le hará, lo más probable, una radiografía para saber en que lugar se encuentra el objeto “si está alojado en el esófago lo más probable es que tras el periodo de ayuno necesario se le realice una endoscopia digestiva para extraerlo.  En el caso de que esté en el estómago, la mayor parte de las veces, se recomienda una dieta rica en fibra y observación en el domicilio de las heces. En caso de no visualizar la expulsión se le indicará un control radiográfico que dependerá del tipo de objeto pero en general entre una y tres semanas después de la ingesta si no presenta ningún síntoma. Esto para los objetos menos peligrosos. En el caso de pilas u  objetos punzantes puede requerir otras medidas”

Cuando el caso no es grave se espera que se expulse por las heces, por eso se aconseja estar atentos y examinar cada vez que vaya al baño. Como último recurso está la operación “raramente utilizado si ha habido complicaciones graves y si se trata de un objeto poco peligroso”.

La doctora Reyes Novoa recuerda que nunca debemos hacerle vomitar “ por el riesgo de que el objeto al salir pase a la vía aérea y se produzca asfixia” . Y recuerda una vez más que en este caso lo más efectivo es la prevención “mantener fuera del alcance de los niños objetos pequeños, seguir las instrucciones de los fabricantes de juguetes y sobre el uso y la edad recomendada ya que una de las cosas que las limita es el tamaño de sus piezas. Evitar el alcance de pilas. En el caso de mandos u otros objetos que necesiten pilas asegurarse que la tapa esté bien cerrada”.

Asesoramiento: Doctora Reyes Novoa. Portavoz de Lesiones Infantiles del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría 
Por | 2019-04-17T13:44:00+00:00 abril 17th, 2019|SALUD|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario