UN DÍA DE AVENTURAS EN LOS PICOS DE EUROPA

Hoy os proponemos una magnífica ruta por las montañas asturianas, de una belleza espectacular y apta para ir con niños (no es accesible con sillitas de bebés): La ruta de la Olla de San Vicente. Padrestodoterreno comienza su aventura en Cangas de Onís (primera capital del Reino de Asturias). Si no conocéis esta magnífica villa os invitamos a que hagáis una paradita y os acerquéis a su puente romano del que cuelga la cruz de Asturias, símbolo del Principado.

Cogiendo la N-625 se llega a la población de Tornín y antes de llegar al puente tenemos la ruta señalizada. Comenzamos la aventura  por una senda que transcurre por la margen del río Dobra. Se trata de un cauce que nace en los Picos de Europa y desemboca en el Sella y está repleto de zonas espectaculares.Los primeros metros la ruta es  muy llana, mientras se anda se pueden admirar los hermosos ejemplares de robles, castaños o abedules que se encuentran alrededor. ¿Nos encontraremos  algún trasgu escondido?

A los pocos pasos de comenzar la senda encontramos un puente que formaba parte de la ruta real que unía Amieva con Cangas de Onís. Recomendamos sólo admirarlo ya que está bastante descuidado y no da ninguna garantía de estabilidad.

Según avanzamos vemos las pozas del río en el que se puede dar algún que otro chapuzón, si el tiempo lo permite, y observar bien en las sombras del agua, por si vislumbramos alguna xana escondida. Si hacéis la ruta con perros, disfrutarán saliendo y entrando del agua, saltando sin parar. Antes de llegar a nuestro premio tenemos que tener cuidado en los últimos metros. Hay que saltar piedras y observar donde se pone el pie para no caer abajo. (Mucho cuidado con los niños, puede ser algo peligroso, hay zonas muy deterioradas por el paso de visitantes, si está mojado puede resbalar ).

Al final de la ruta  llegamos a la espectacular Olla de San Vicente. Un gran pozo de aguas cristalinas en el que se respira el  aire puro de las montañas. Si hace buen tiempo no olvidaros el bañador. Sería una lástima no probar sus aguas (que están congeladas eso sí). Es el premio más esperado para los pequeños que como siempre no suelen tener nada de frío. Detrás de la poza hay un gran “prao” donde sentarse tranquilamente a comer y seguir disfrutando de la naturaleza.

Una vez de vuelta, podemos aprovechar el día, conociendo la cuevona de Avín. En veinte minutos más o menos llegas a una cueva al pie de los Picos de Europa. Está en Benia de Onís, tiene un recorrido de 500 metros y es muy amena para los más pequeños.  Lo más curioso es  que, por ella,  transcurre el río Chuco y fue ocupada durante el paleolítico y más adelante durante los siglos XVII y XIX como parada de postas.

Fuente www.cuevasturisticas.es

Después se construyó una pequeña fragua y posada. Actualmente contiene el Museo de la Fauna Glaciar de Picos de Europa.  Podemos viajar en el tiempo a través de  reproducciones en tamaño real de mamuts, ciervos gigantes, rinocerontes lanudos, tigre dientes de sable , además de conocer cómo vivían los neandertales hace 40.000 años por aquellas tierras. Veremos varias reproducciones de restos fósiles hallados en la cueva del Pozu de la Peruyal, muy cerca de esta y que también se puede visitar pero con niños más  mayores.

Fuente www.cuevasturisticas.es

La propuesta de padrestodoterreno es terminar el día visitando una de las joyas del territorio Astur: Covadonga. Merece la pena contemplar su majestuosidad. Una cueva donde se alberga la patrona de Asturias y que es venerada en estas tierras. Un enclave único en los picos de Europa donde se puede enseñar a los niños donde Don Pelayo comenzó la reconquista. Naturaleza ,cultura e historia; una mezcla maravillosa, recomendada cien por cien, para disfrutar en familia.

Por | 2018-11-29T11:39:35+00:00 noviembre 28th, 2018|OCIO|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario